La filosofía del "antes" y el "ahora" I

Gracias a Dios que es lunes y que mañana es martes, lo cual nos manifiesta que el fatídico fin de semana llegó a su culminación irreductible. Para el pasmo de todos los humanos que parecieran interesarse por las vicisitudes de nuestras desaventuradas existencias, la noche del sábado me sustrayeron mis efectos personales (se me pegó la jerga de la Comisaría del Distrito de Salamanca, cuyos cómodos asientos me soportaron ya dos veces en menos de tres meses), en una fiesta entre amigos.
¿Núcleo central de mis efectos? El Pasaporte. Luego las llaves, el móvil y mi portacosméticos onda retro vintage. Se imaginarán. Sin pasaporte y con la cita esta tarde para renovar la Tarjeta de Residente que me robaron el pasado 12 de enero. ¿Cómo explicar que no me robo a mí misma y que no monté una cuadrilla de rateros sin rostro para prolongar mi estadía ilegal en las Españas? Teoría, por otra parte, esbozada por los oficiales que sostenían en sus manos mis dos flamantes denuncias. Angustia por el viaje a Argentina.

_uacct = “UA-3003623-1”;
urchinTracker();

Anuncios


Bla

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s