/otoño>

existe
la siguiente teoría:
en todas las canciones,
en todas las películas,
en todos los versos
hay una mujer
mujer
despertando
en pertinente claroscuro
bañada por la luz del sol
que destaca
sus hombros
y sus ojos
que giran
irremediablemente
hacia quien la mire
quien
para que le diga
(le diga)

que es beata
como una mañana
de navidad
–> o
luciferina
como el sol
del último día
del mundo.

—————————————————————————————-

estás en la playa
lejos de mí
veo tu piel
encendida
me rasco el cuello
porque te pica
el viento del sur.
agarrás mi mano
como sostén
para echarte al sol
te suelto el corpiño
estirás mis piernas
miramos
lúbricas
al niño
te callo en silencio.
me limpiás la boca
te muerdo los hombros
porque me arden
me dibujás el sol
en tu cuadrante leo
imprimís en mi arena
tu ascendente piscis.
te unto de azafrán
mis muslos
te alcanzás
con mi piel.
entramos al agua
contengo
tu respiración
me brillás
la espalda
y somos el mar.

Anuncios


Bla

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s